Buscar

Buscar Buscar

11/09/2017

CÓMICS MARVEL

Cuando el diablo vestía de amarillo

Brian Michael Bendis y Alex Maleev continúan narrando una etapa histórica de Daredevil

 

Marvel Saga 40. Daredevil 12En el momento en que nació Daredevil, a comienzos de 1964, el héroe ciego era radicalmente distinto a como hoy lo conocemos. Stan Lee y Bill Everett lanzaron al Hombre sin Miedo con el objetivo de que siguiera los pasos de Spiderman, en cuanto a que se trataba de un personaje eminentemente urbano. Su traje tenía el amarillo como color principal, combinado con el rojo. En sus batallas contra los criminales, solía mostrarse bromista, mientras que la vida privada de Matt Murdock estaba salpicada por el enredo romántico. Faltaban casi dos décadas para que el noir de Frank Miller lo envolviera todo, y aquellos primeros e inocentes tiempos pasaran a ser considerados poco más que apócrifos.

“¿Sabías que Daredevil empezó vistiendo de amarillo?”, era el típico comentario de fanboy que mostraba así su erudición. La época “dorada” de Daredevil, que apenas duró seis números, se unía así a las leyendas acerca de los tiempos fundacionales del Universo Marvel, aquella titubeante época en la que Hulk lucía piel gris, Iron Man una tosca armadura que por faltarle le faltaba hasta una mano de pintura, el Capitán América todavía no había sido descongelado, Thor tenía pendiente pisar los salones de Asgard, Peter Parker utilizaba gafas y La Cosa estaba más próxima a ser una criatura cenagosa que pétrea. Ahora, resulta muy fácil acercarse a todos Marvel Saga 40. Daredevil 12esos cómics: basta con echar un vistazo a las completas ediciones clásicas de Marvel, pero durante mucho, mucho tiempo la posibilidad de leer desde el principio las aventuras de La Casa de las Ideas se antojaba como una quimera sólo accesible para el que se pudiera costearse los carísimos números atrasados. El desconocimiento acerca de un periodo histórico facilita que se cubra por las brumas de la leyenda y por esa extraña nostalgia del tiempo que nunca llegamos a vivir.

Paradójicamente, la necesidad de mantener a todos esos personajes jóvenes y accesibles para las nuevas generaciones ha obligado a alejarlos de su contexto primigenio. El tiempo en el Universo Marvel transcurre mucho más lentamente que en el mundo convencional, de tal forma que apenas habrían transcurrido algo más de quince años desde la llegada de Los Cuatro Fantásticos. Además, en lugar de contar desde su debut, lo que nos encallaría sin remisión a finales de los setenta, debemos partir de la actualidad e ir hacia atrás. Ha llegado el momento en que, si un autor quiere introducir elementos costumbristas en una recreación del origen de Spiderman o de Los Vengadores, le toca insertar móviles o búsquedas en Internet dentro de las historias.

Marvel Saga 40. Daredevil 12De todo esto se deduce que la imbricación de los héroes en cada época es engañosa y cambiante. Se reconstruye a cada instante que pasa. Por eso quizás la solución más sencilla sea ignorar las contradicciones, dar por bueno lo que se contó en cada cómic y aceptar que, sí, que Peter Parker era adolescente cuando Kennedy estaba en La Casa Blanca y un héroe que acababa de estrenar su treintena cuando echó una mano a Barack Obama en el día de su toma de posesión. A la hora de manejarse con el paso del tiempo dentro de los cómics, y a falta de una doctrina clara al respecto, cada maestrillo tiene su librillo y cada guionista hace un poco lo que le da la gana.

¿Cuál es la solución de Brian Michael Bendis cuando le toca recordar una época pretérita? Recrearla a su medida, sin importar que no coincida con los cómics. Quedarse con aquello que le interesa, remezclarlo con los hechos históricos que vengan al caso y prescindir de todo lo demás. Si ha cambiado que Reed Richards y Ben Grimm combatieran en la Segunda Guerra Mundial o que Tony Stark fabricara su armadura en Vietnam, ¿por qué no cambiar todo lo demás, cuando así sea necesario?

Marvel Saga 40. Daredevil 12En “La Edad Dorada”, Bendis acude a una narración en tres tiempos: los años cuarenta, para los que recurre al blanco y negro, los comienzos de Daredevil, un segmento para el que la página se vuelve amarillenta y el color pasa a aplicarse mediante tramas, y la actualidad. De esa manera, el guionista construye un pasado que nunca existió, o al menos que no existió como se nos presenta. No hubo comic books de superhéroes en blanco y negro, que precedieran a los del añejo color de las tramas, las cuales tampoco llegaron nunca a ser tan toscas. Quizás fue algo que le contó Mark Millar sobre su infancia, porque Millar creció en el Reino Unido, y allí Marvel era así, pero no una circunstancia que pudiera haber vivido Bendis en Estados Unidos. O tal vez el guionista estaba pensando en el formato de sus cómics independientes, como Goldfish o Torso, a los que recuerdan tanto algunas escenas de esta saga: no hay coherencia histórica, pero sí dentro del mundo construido por el autor, que va incluso más allá de Marvel.

Tampoco hubo un jefe mafioso llamado Alexander Bont, al que Matt Murdock enviara a prisión, con lo que no pudo extorsionar a El Gladiador, y éste no se cruzó en el camino del héroe ciego hasta casi un año después de su cambio de traje, en Daredevil #18 USA (1966). Marvel Saga 40. Daredevil 12La actitud del criminal en estas páginas recuerda ya a los cómics de Frank Miller, en los que Melvin Potter había dejado atrás su personalidad violenta para someterse a tratamiento psiquiátrico. Vale, Spidey llegó a cruzarse con Daredevil antes del cambio de traje, aunque el Tigre Blanco no pudo hacerlo en ningún caso, ya que nació una década después, en 1975. El Arreglador sí existió, y de hecho era el primer criminal al que se enfrentó Daredevil, si bien también murió en ese mismo número de debut. Resulta curioso que las referencias al periodo más lejano sean las fiables, de manera que tanto El Ángel como El Defensor, que aquí aparecen, sí participaron de la Marvel primigenia, en publicaciones de finales de los treinta y primeros cuarenta.

Y pese a todo ese cúmulo de inexactitudes y alteraciones, el truco funciona. Bendis lo hace creíble, a través de la fuerza de sus diálogos y las situaciones que describe, apoyado en la imaginería gráfica que despliega Alex Maleev. Sí, la Edad Dorada que describe este cómic nunca fue así. Pero llega a serlo, llega a materializarse como cierta y auténtica, en el preciso momento en que sus autores la conjuran. La imbricación de los héroes en cada época del Universo Marvel es engañosa y cambiante, decíamos antes, y ahora podemos añadir que, gracias a eso, a veces llega a dar lugar a historias formidables como la que ahora nos ocupa.

Julián Clemente

El tomo Marvel Saga 40. Daredevil 12. La edad dorada se pone a la venta a partir del miércoles 13 de Septiembre.

enviar imprimir añadir a favoritos

21/09/2017

Sorteo de cromos de Marvel Superhéroes

Podéis participar desde el 21 de sept...

19/09/2017

Novedades semanales (del 18 al 24 de Septiembre 2017)

13/09/2017

Novedades semanales (del 11 al 17 de Septiembre de 2017)

12/09/2017

Cómics Marvel

Nuevas formas de morir

Spiderman se incorpora de pleno derec...

11/09/2017

Cómics Marvel

Cuando el diablo vestía de amarillo

Brian Michael Bendis y Alex Maleev co...

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 > >>